¿Quieres Saber Cuáles son los Beneficios del Running?

correr beneficios running

Cada vez son más personas las que se apuntan a la moda del running. Pero correr es mucho más que una tendencia, es una práctica que aporta multitud de beneficios tanto a nivel físico como mental. Hoy te voy a contar todas las ventajas de las que puedes disfrutar si decides empezar a correr.

Beneficios del Running a Nivel Físico

Hoy en día, el running supone una de las mejores formas de mantener un buen estado de salud para muchas personas, o de incluso para mejorarlo. A nivel físico y fisiológico, diversos estudios científicos han confirmado que, efectivamente, correr tiene una serie de beneficios para nuestra salud que conviene destacar.

Correr mejora el aparato locomotor

Como ya sabes, nuestro aparato locomotor se compone del sistema osteoarticular (huesos, ligamentos y articulaciones) y del sistema muscular (músculos y tendones). El aparato locomotor es el que nos sirve de soporte y protección para los órganos de todo nuestro cuerpo. Al empezar a correr debemos tener muy en cuenta este punto, ya que el running exige soportar tensiones más intensas y hay que prevenir las posibles lesiones que puedan aparecer.

Con un buen entrenamiento a largo plazo, se incrementará notablemente la cantidad de capilares de tus músculos y mejorará su funcionamiento. Lo mismo ocurre con las mitocondrias musculares, que son las encargadas de suministrar toda la energía para la activación celular de los músculos, incrementan su tamaño y su cantidad.

Muchas veces habrás escuchado o leído que el running destroza las rodillas de los corredores o que deteriora las articulaciones en general, y seguramente, si no se ha puesto límites esto ha podido ocurrir. Lo más importante es que seas consciente que si acabas de empezar a correr, debes respetar la adaptación de tu sistema locomotor a esta nueva actividad.

Pasar de un estado de relativa inactividad a un entrenamiento diario muy intenso solo conseguirá que te lesiones. Tienes que tener paciencia e ir, poco a poco, conociendo tus propios límites y dejando que tu cuerpo se adapte progresivamente a este nuevo modo de vida.

Correr hace más eficiente el sistema cardiovascular y respiratorio

Practicar running también supone grandes beneficios no solo para nuestros músculos, sino también para nuestro corazón y pulmones.

Esto se debe a diversos factores como el aumento de volumen de sangre y mayor capacidad de captación de oxígeno. Al haber mayor cantidad de sangre, el corazón bombea con menos esfuerzo y se vuelve más eficiente.

Correr es, por tanto, una excelente forma de acondicionar el sistema cardiovascular. De hecho, los estudios demuestran que correr con cierta frecuencia (una hora a la semana como mínimo) puede reducir el riesgo de problemas del corazón.

Mientras tanto, los pulmones consiguen oxigenar con mayor facilidad la sangre por lo que los músculos respiratorios se fortalecen y permiten que se pueda inhalar y exhalar una mayor cantidad de aire.

Correr fortalece el sistema inmune

Cuerpo y mente no son solo los únicos en fortalecerse cuando corres. Un entrenamiento moderado y sin sobreesfuerzos también tendrá un efecto muy positivo en tu sistema defensivo.

Una sesión muy intensa puede que deje tu sistema inmune más débil después del entrenamiento, por eso es importante que te alimentes bien después de correr y descanses lo suficiente.

Si estás pendiente de combinar tu plan de entrenamiento con una alimentación adecuada y prestando atención a la regeneración y recuperación de tu cuerpo, reducirás al máximo el riesgo de ponerte enfermo.

Correr ayuda a prevenir enfermedades

Al favorecer a nuestra salud en general, el running también nos ayuda a prevenir el riesgo de enfermedades y mejorar nuestra calidad de vida.

Ya hemos comentado que nuestro sistema cardiovascular mejora notablemente al empezar a correr, por lo que se disminuye el riesgo de enfermedades coronarias. Esto se debe a que realizar ejercicio aeróbico regular: reduce los niveles de LDL (colesterol malo) y disminuye la presión arterial y el riesgo de trombosis.

Correr también sirve para controlar mejor la glucemia ya que aumenta la sensibilidad a la insulina y ayuda a prevenir la aparición de la Diabetes Mellitus (tipo 2). Por otro lado, la práctica regular del running favorece la mineralización ósea por lo que evita la aparición de osteoporosis.

Otros estudios afirman que un entrenamiento regular puede reducir el riesgo de padecer cáncer de mama, de próstata, de colon y recto, de endometrio y de páncreas. Incluso afirman que alarga la vida de pacientes que ya reciben un tratamiento para estas enfermedades.

Correr produce mejoras estéticas

Adelgazar es uno de los motivos principales por lo que la gente decide empezar a correr, ya sea por cuestiones estéticas o de salud (o ambas).

Sin duda, el running es una actividad física excelente para ayudarte a perder peso, ya que además de generar mayor gasto energético mientras entrenas, también quemas calorías mientras descansas. Esto se debe a que ayuda a acelerar tu metabolismo basal, que es la cantidad mínima de energía que necesita tu cuerpo para mantener las funciones celulares básicas diarias.

Con un buen entrenamiento y una dieta saludable conseguirás combatir la obesidad y tonificar tu cuerpo. Es un trabajo que, como todo, conlleva paciencia y esfuerzo hasta conseguir resultados, pero sin duda te sentirás y te verás mejor.

El running también tiene beneficios estupendos para tu piel ya que, gracias al aumento de circulación sanguínea y la inhalación de oxígeno, al correr tu piel permanecerá más firme y se reducirá el riesgo de aparición de las temidas arrugas. Si sales a correr en los meses de calor, también puedes ir adquiriendo un excelente bronceado en tu piel. Eso sí, es esencial que cuando salgas evites las horas de sol más intensas y utilices un adecuado protector solar para tu piel.

Beneficios del Running a Nivel Mental

Más allá de las mejoras físicas que te aporta correr, que no son pocas, también se pueden destacar otros beneficios igual de contundentes que te aportarán a nivel psicológico y emocional.

Correr aumenta la felicidad

Seguramente, si ya has empezado a correr, te habrás dado cuenta que después de entrenar (da igual si has tenido un mal día) te sientes muchísimo mejor. Este es uno de los motivos por lo que a mucha gente le ‘engancha’ el running. Está probado científicamente que correr incrementa tanto el nivel de endorfinas como de serotonina, que son las hormonas que hacen que nos sintamos más felices.

Salir a correr también es un momento excelente para reflexionar y ‘darle vueltas a las cosas’ que tienes en la mente. Esto también te ayuda a relajarte, desconectar de un ajetreado día y pensar con más claridad. Al oxigenar mejor tu cerebro se potencia tu creatividad y las ideas se ven más claras en tu cabeza. El hecho de dejar salir esos pensamientos causará un efecto desestresante en tu mente que te ayudará a combatir la depresión y la ansiedad.

Correr aumenta la autoestima

El hecho de ponerse una meta y cumplirla, de alcanzar objetivos y conseguir demostrarte a ti mismo de que eres capaz de hacer cosas que jamás creías que podrías hacer, es lo que hacen mágico el running.

La superación personal es otro de los objetivos principales de los corredores y cuando se alcanzan esas metas, el sentimiento de satisfacción es tan grande que se incrementa notablemente la autoestima.

Un mejor rendimiento, una mejor postura, un menor índice de grasa corporal o más tonificación de los músculos son algunos de los ingredientes para sentir el control sobre tu vida y tu cuerpo. Ese aumento de confianza en ti mismo te dará fuerzas para que progreses y rindas en otros aspectos de tu vida: laborales, académicos, sentimentales e incluso sexuales.

Correr ayuda a dormir mejor

Especialmente para las personas que sufren trastornos del sueño, salir a correr regularmente ayudará a mejorar notablemente su descanso. Si padeces insomnio, pronto notarás cómo experimentas las diferentes fases del sueño sin dificultades durante la noche sintiéndote recargado de energía por la mañana.

El cansancio producido por el entrenamiento te ayudará a que concilies el sueño más fácilmente. Aunque no debes olvidar que siempre es mejor evitar hacer ejercicio a menos de 4 horas antes de irte a dormir.

Correr mejora el rendimiento empresarial y académico

Las mejoras en el rendimiento intelectual son consecuencia tanto de los beneficios a nivel físico como a nivel mental que nos aporta el running.

Según algunos estudios tener unos niveles de aptitud cardiorrespiratoria y motora altos pueden, en cierta medida, reducir el riesgo de fracaso escolar, mejorando el rendimiento académico. De hecho, otros estudios afirman que la actividad física que se realice antes de los 30 años podría tener influencia en las capacidades cognitivas de una persona en el futuro e influir en su capacidad intelectual.

Por otro lado, como ya hemos destacado, este deporte reduce el estrés y aumenta el rendimiento cognitivo por lo que hace que puedas estar más centrado en el trabajo. De hecho, un estudio realizado a 150 compañías, reveló que aquellas que estaban dirigidas por empresarios que habían participado en un maratón, tenían mejor valor en el mercado que las que estaban dirigidas por personas que no eran deportistas.

Al mejorarse la actividad cerebral también se mejora nuestra memoria y la capacidad de retener conceptos, por lo que a largo plazo se reduce el riesgo de demencia, de Alzheimer y del deterioro cognitivo de las personas mayores.

Otros Estupendos Beneficios del Running

Correr supone ahorro y total libertad

Uno de los mayores beneficios del running es que no necesitas hacer una inversión como apuntarte a un gimnasio para poder realizarlo. Las calles, los parques, los bosques o cualquier superficie pueden servirte como lugar de entrenamiento.

No tendrás ni cuotas ni horarios que te limiten en ese sentido y tú podrás elegir el camino que te apetezca descubrir, por lo que siempre añadirás ese plus de entretenimiento que no te dan las cuatro paredes.

Correr es un refuerzo para dejar de fumar

Iniciarse en el mundo del running es uno de los deportes que más te pueden ayudar a dejar el tabaco. De hecho, los ex fumadores que siguen corriendo, pueden llegar a mantenerse sin recaer durante meses o años.

Si eres fumador, practicar un hábito tan saludable como correr te ayudará a evitar la temida subida de peso de la que se quejan todas las personas que dejan de fumar. No solo no ganarás peso, sino que podrás centrar toda esa ansiedad en correr y adelgazar incluso más.

Correr sirve para socializar

Correr te da la posibilidad de conocer a otras personas que comparten una afición común a la tuya y mejorar tu vida social. Aunque el running se caracteriza por ser un deporte solitario, al no haber competitividad directa, suele ser propicio a estrechar vínculos entre los corredores.

Un corredor siempre encontrará un tema de conversación interesante con otra persona que corra y las probabilidades de encontrarse, si realizan sus entrenamientos a la misma hora o en el mismo lugar, son muy altas.

El objetivo del corredor, normalmente, es conseguir un logro personal, al margen de lo que hagan los demás. Por este motivo, es habitual que incluso en carreras populares, los corredores se ayuden y animen unos a otros.

¿Es el Running el Secreto de la Eterna Juventud?

La reputada revista médica PLOS MEDICINE publicaba hace unos años en un revelador estudio que afirmaba que correr alarga la vida.

Los resultados de este análisis, realizados en diferentes grupos de personas, afirmaban que los fumadores añadían hasta 4.1 años a sus vidas y los no fumadores hasta 3 años. Por otro lado, los supervivientes de un cáncer podrían alargar sus vidas en 5.3 años, mientras que las personas con problemas de corazón podían ganar hasta 4.3 años más.

¿El running de verdad nos hace vivir más? Muchos podrían pensarlo después de leer este artículo y de conocer los múltiples beneficios que puede aportar el running a su vida. No podemos saber realmente si correr prolonga la vida ni cuánto, pero lo que sí podemos saber es que la mejorará en muchos aspectos.