Por qué Empezar a Correr te Cambiará la Vida

‘Solo los que se arriesgan podrán saber lo lejos que son capaces de llegar’  T.S. Eliot

Llega un día que te paras a pensar y te das cuenta de que, sin saber cómo, hay algo en tu vida que no está completo.

No sabes exactamente de qué se trata, aunque en el fondo lo tienes claro: necesitas experimentar una metamorfosis, un cambio, una transformación.

¿Por qué Necesitas Practicar Running?

Empiezas a correr cuando necesitas un cambio en tu forma de vida. Cuando echas una carrera con tu hijo y sientes que te falta el aliento, cuando subes unas escaleras largas y tienes que parar diez veces para descansar antes de llegar.

También te animas a empezar a correr cuando te miras al espejo y reconoces que ‘te has dejado’ más de lo que deberías. Lo asumes, el cuerpo cambia con la edad, y tú antes estabas mucho más en forma o, al menos te cuidabas más. Lo que está claro es que parece que ya no basta con comer ensaladitas… Toca entrenar para quemar esos kilos de más y salir de ese estancamiento.

Otro buen motivo que te puede animar a correr es querer encontrar tu espacio. Solo pasando tiempo contigo mismo podrás llegar a aceptarte y a quererte. El running puede convertirse en esa vía de escape que necesita tu mente. Una excusa para desconectar de todo, aunque sea unos minutos al día. Correr (y, en general hacer ejercicio) es una de las armas más potentes que tenemos a nuestro alcance para luchar contra el estrés.

Correr Prolongará tu Esperanza de Vida

No, el running no solo es una moda pasajera. No es algo que todo el mundo hace por conseguir un selfie con muchos likes y para presumir entre amigos. Correr significa compromiso con uno mismo, significa querer mejorar, querer superarse. Es un esfuerzo con el que se obtiene una recompensa. Y la recompensa que vas a obtener es grandísima.

No solo podrás mejorar tu calidad de vida, sino que podrás incluso vivir más si empiezas a correr ahora. Así es, según un estudio publicado por Progress in Cardiovascular Disease, las horas que pases corriendo se sumarán multiplicadas por siete a tu esperanza de vida. Según esta investigación, si corres habitualmente podrás alargar tu vida hasta 3 años más y reducirás el riesgo de muerte prematura hasta en un 45%.

Date de alta y durante las próximas semanas te enviaré las rutinas de trabajo de nuestro Plan de Entrenamiento con las que te convertirás en un auténtico corredor.

¿Qué Cambiará Cuando Empieces a Correr?

Si decides empezar a correr será duro al principio, eso seguro. Pero cuando veas tus progresos y todos los beneficios que te aporta, no podrás parar.

Corriendo vas a sentirte una persona completa. Cuidarás cuida de ti mismo, de tu cuerpo y de tu mente. El running te cambiará la vida, ¿quieres saber cómo?

#1. Empezar A Correr Cambiará tu Cuerpo

– Reduce el nivel de colesterol en sangre

Según una encuesta nacional de salud llevada a cabo por Kantar Health, casi la mitad de la población española (el 46%) tiene el colesterol alto. El colesterol es un lípido (grasa) que sintetiza nuestro organismo y que se adhiere a la superficie de las proteínas que circulan por nuestra sangre. Si esas partículas se hayan en un número muy elevado aumenta el riesgo de que podamos padecer enfermedades cardiovasculares graves. El problema es que no siempre basta con cuidar la dieta. Se trata de un tema serio que debemos llevar bien controlado, sobre todo con la edad.

Sin embargo, el ejercicio físico puede ser un gran aliado frente a este problema. Según publicaba ya hace años el New England Journal of Medicine, correr es excelente para aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL) y reducir los del colesterol malo (LDL). Según este grupo de facultativos de la Universidad de Duke (UK), basta con correr unos 5 kilómetros a la semana. Saliendo unos 4 o 5 días a la semana durante 20 y 60 minutos al día.

– Fortalece los Huesos y las Articulaciones

Seguro que has escuchado infinidad de veces, que correr te destroza los huesos y las articulaciones, sobre todo las rodillas. Sin embargo, un estudio publicado por la Universidad de Brigham Young, en Utah, puso en duda esta creencia popular realizando una investigación. En ella afirmaban que correr no es malo para nuestras articulaciones y huesos. De hecho, actúa como factor preventivo frente al dolor de rodillas.

Sabemos que las rodillas son articulaciones de carga y que esa carga es mayor cuando ejercemos un impacto. Sin embargo, si disponemos de unas rodillas sanas no debemos tener miedo de empezar a correr. Eso sí, hay dos factores que se deben tener en cuenta, aunque tus rodillas estén bien. Uno es el peso del corredor y otra la frecuencia del ejercicio. Unas rodillas que soportan 70 kilos no reciben el mismo impacto que unas que soportan 120 kilos. Por eso, se debe correr de forma moderada siendo conscientes de nuestros límites y llevando un plan de entrenamiento sensato.

– Previene la Artritis y Enfermedades Óseas Degenerativas

Con la edad es completamente normal que las personas vayamos perdiendo densidad ósea. Los huesos se vuelvan más débiles. Pero correr no va a destrozar tus huesos antes de tiempo. Es más, va a ocurrir justo lo contrario. Según un estudio publicado por la Universidad Camilo José Cela y realizado por el Dr. Juan del Coso, una investigación revelaba que los corredores de fondo presentaban una mayor densidad ósea y más resistencia respecto a las personas sedentarias.

Este mismo estudio, publicado en European Journal of Applied Physiology, reveló que los adultos sanos que corrían largas distancias no presentaban ningún tipo de inflamación en las rodillas. El estudio concluía afirmando que correr largas distancias no es malo para las articulaciones. Si se corre regularmente desde joven y estando sano, puede ayudar a retrasar la aparición de enfermedades degenerativas como la osteoporosis, la artritis o la osteoartritis.

– Ayuda a Controlar Mejor la Diabetes y Previene su Aparición

Como sabes, la diabetes es una alteración del metabolismo del azúcar que aumenta sus valores de forma excesiva en la sangre. Según varios estudios publicados en la revista profesional Archives of Internal Medicine, realizar actividad física es beneficioso para las personas que padecen diabetes. Correr, por tanto, es un ejercicio excelente para mejorar la sensibilidad a la insulina y reducir el nivel de azúcar en sangre. Esto último, ayuda también a disminuir la necesidad de medicación.

Es más, según un comunicado de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, el ejercicio aeróbico es muy efectivo para prevenir la diabetes de tipo 2. Las investigaciones revelaban que realizando ejercicio regularmente (unos 150 minutos por semana) se reducían las posibilidades de padecer la enfermedad en hasta un 34%.

– Previene la Obesidad y Ayuda a Perder Peso

El 13% de la población mundial tiene problemas de peso y solo en España, el 25% de la población es obesa o tiene problemas de sobrepeso. Esto situaría a nuestro país como el segundo de Europa con cantidad de ciudadanos obesos. Son los datos que revela un estudio publicado por la Revista científica The Lancet, realizado por investigadores del Imperial College de Londres y la OMS.

Lo has escuchado infinidad de veces, combinar una dieta con ejercicio es la clave para perder peso. Según un estudio de la Universidad de Copenhagen (publicado en The Journal of Sports Medicine), correr solo 5 kilómetros semanales y combinarlo con una alimentación saludable es un método eficaz para perder hasta más de 5 kilos de grasa corporal.

– Previene la Hipertensión y la Tensión Arterial

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la hipertensión afecta al 38% de la población adulta. Un 49% tienen edades comprendidas entre 45 y 65 años. La hipertensión arterial (HTA) ya se ha convertido, por tanto, en una de las enfermedades crónicas más frecuentes en el mundo, y el sendentarismo es la causa del 24% de casos.

Sin embargo, según otro estudio de la Universidad de Carolina del Sur, la práctica de un ejercicio aeróbico intenso, como el running, se asocia a un 42% menos de probabilidad de desarrollar hipertensión. La Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED) también aconseja realizar de 3 a 5 días a la semana. Con una práctica diaria de actividad física que dure de entre 45 y 60 minutos. Solo así será efectiva la prevención y tratamiento de la hipertensión arterial a través de ejercicios aeróbicos.

– Bueno para el Corazón y para Evitar el Riesgo de Infarto

Como te hemos comentado alguna vez, correr es un ejercicio que aumenta nuestro volumen de sangre en el organismo. Esto provoca que nuestro corazón bombee con un menor esfuerzo, por lo que es una opción excelente a la hora de acondicionar nuestro sistema cardiovascular.

Según un estudio publicado en Journal of the American College of Cardiology, correr puede suponer la reducción hasta un 45% del riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. El autor del estudio, DC Lee, afirma que los sujetos corredores del estudio (que corrían unas dos horas semanales aproximadamente), vivieron 3 años más que el resto de sujetos no corredores.

– Beneficioso en casos de Depresión Moderada

Es un hecho que hoy en día el estrés forma parte de nuestras vidas. El trabajo, la pareja, la familia o los problemas personales pueden provocarnos cierto estado de angustia que deseamos liberar. El running es una de las curas más naturales frente al estrés. Lo habrás escuchado antes, correr nos ayuda a liberar más endorfinas, lo que conocemos como ‘hormonas de la felicidad’.

Por eso, para las personas que padecen depresión, es un ejercicio beneficioso. Según un estudio publicado por la Universidad Southwestern de Texas, correr varios días a la semana es tan eficaz como los antidepresivos. Parece que el aumento de la segregación de endorfinas al correr se puede equiparar al efecto de los analgésicos en el organismo.

– Reduce el Riesgo de Padecer Cáncer

Así es, según un estudio reciente de The Journal of the American Medical Association, las personas que corren con regularidad tienen menor riesgo de padecer hasta 13 tipos distintos de cáncer. Este grupo de investigadores hizo un seguimiento de más de 10 años en un total de 1,44 millones de personas de entre 19 y 98 años.

El estudio reveló que aquellos sujetos que mayor nivel de actividad física realizaban semanalmente tenían un riesgo un 20% menor de padecer hasta 7 tipos de cáncer. En concreto, de sufrir cáncer de esófago, pulmón, riñón, endometrio, leucemia mieloide, hígado y cardias gástrico. Y también registraban entre un 10-20% menor riesgo de padecer mieloma, cáncer de mama, cabeza, cuello, recto y vejiga.

‘Que no te de miedo avanzar lentamente… Ten miedo a quedarte quieto’ Kathleen Harris

Date de alta y durante las próximas semanas te enviaré las rutinas de trabajo de nuestro Plan de Entrenamiento con las que te convertirás en un auténtico corredor.

#2. Empezar A Correr Cambiará tu Mente

– Aceptación del Reto y Motivación Personal

Cuando empezamos a correr es porque algo o alguien nos ha motivado a ello. Además, parece que correr nos motiva para seguir entrenando. Un estudio de la Universidad de Montreal, asegura que la felicidad del corredor no solo se debe a la generación de endorfinas. Parece ser que también tiene mucho que ver con la dopamina, un importante neurotransmisor para la motivación.

Lo bueno de aceptar un reto, por muy inalcanzable que nos pueda parecer, es que cuando lo cumplimos nos sentimos invencibles. El running consigue que experimentes esa sensación en poco tiempo, puesto que el esfuerzo se verá recompensado con resultados. Y esos resultados te motivarán a marcarte otros retos más ambiciosos.

– Ordenación de Ideas y Evasión Creativa

Según la Psicología, tenemos dos estados de la mente, la asociación y la disociación. En nuestra vida diaria solemos tener la mente en estado de asociación, pero durante un entrenamiento ambos estados se van alternando. Como afirman Jeff Brown y Liz Neportent en su libro ‘La mente del runner: Utiliza tu cerebro para mejorar tus metas’, cuando somos capaces de correr y, a la vez, pensar en otras cosas que nos evaden del acto del ejercicio, estamos disociando.

Con ello conseguimos ordenar todos nuestros pensamientos y tenemos la sensación de que el tiempo pasa más rápido. Esto suele ocurrir cuando la carrera es placentera y no hay agentes externos que nos distraigan. Sin embargo, solemos volver al período de asociación en momentos que requieren mayor concentración, como un terreno irregular o una lluvia repentina.

– Cumplimiento de Objetivos Realizables

El running también te ayudará a marcarte objetivos realistas. Es algo que aprenderás cuando empieces a correr y que te servirá como ejemplo para aplicarlo al resto de aspectos de tu vida. Antes de crear tu plan de entrenamiento consulta a un médico deportivo y márcate unas metas realizables a corto plazo para evitar lesiones.

Esto significa que no piensen en objetivos a un año vista, sino en objetivos que puedas cumplir en uno o dos meses. Así te resultará más fácil alcanzarlos. Será mucho más satisfactorio ir poco a poco y ver que vas cumpliendo todo lo que te propones. Eso sí, sé realista. No vas a poder empezar a correr y en dos meses presentarte a un maratón, así que desecha ideas de ese tipo.

– Correr no es Aburrido sino Todo lo Contrario

Puede que hayas conocido personas que han dejado de salir a correr porque les resulta aburrido. Sin embargo, correr rompe con la monotonía y no debería ser en absoluto tedioso. De hecho, según un estudio de la Universidad de Cambridge, correr puede incluso ayudarnos a reforzar la memoria de nuestro cerebro y estimular nuestra mente.

Obviamente, si no tienes ningún plan de entrenamiento y sales a correr sin ningún objetivo puedas aburrirte. Si corres siguiendo siempre el mismo camino, lo más probable es que todo se vuelva rutinario y aburrido. Lo más recomendable es correr alternando diferentes tipos de entrenamiento. Asegúrate también de variar a menudo las rutas que sigues para que también sea más ameno.

– Sensación de Libertad y Autoconocimiento

No a todos los corredores les gusta salir en grupo, hay otros que disfrutan de la soledad. Según las conclusiones del sociólogo de la Universidad Politécnica de California, Jack Fong, la soledad nos obliga a enfrentarnos a lo que somos y a aprender a actuar fuera de la toxicidad del entorno social que nos rodea. Así lo explica el ‘Manual sobre la Soledad: Perspectivas psicológicas sobre la segregación social’. Estar solos nos permite conocernos mejor y reflexionar sobre todo aquello que nos ronda por la mente.

La sensación de libertad y de aislamiento que se experimenta durante ese momento de entrenamiento, ayuda a muchas personas a alcanzar una paz interior muy placentera. ¿Cuántas veces te quejas de que no tienes tiempo para ti? El running puede proporcionarte ese momento de espacio personal, de desconexión, donde estás tú solo/a con tus pensamientos.

– El Mito del Corredor Feliz o ‘Euforia del Corredor’

Ya te hablábamos antes de las endorfinas y sus beneficios en las personas que padecen depresión. Muchos corredores afirman sentir un momento placentero, casi orgásmico, al terminar de correr. Y parece que el mito puede producirse en muchas personas. Estas hormonas forman parte de la familia de los opiáceos. Nuestro cuerpo las segrega de forma natural en diversas circunstancias, como efecto analgésico y estimulante.

Está demostrado científicamente que el nivel de endorfinas en sangre aumenta cuando corremos, pero se desconocía el método fisiológico que hacía posible que determinaran el estado anímico de la persona. Después de diversos estudios encabezados por el doctor alemán Henning Boecker, se reveló que las endorfinas se unían a los receptores cerebrales asociados a las áreas emocionales y por eso eran capaces de producir esa sensación. Sin embargo, no hay evidencia de la intensidad o tiempo que se necesita para llegar a este estado de forma genérica. Cada organismo lo asimila de una manera.

– Mejora Notable de la Autoestima

El deporte es sinónimo de energía, vitalidad y superación personal. ¿Por qué crees que mucha gente dice que correr se vuelve adictivo? La respuesta es simple, a todos nos gusta sentirnos bien con nosotros mismos y proyectarlo. Los efectos del running son positivos, porque al alcanzar tus metas te vas a sentir fuerte y tendrás más confianza en ti mismo.

Según un estudio de la Universidad de Columbia, el establecimiento y logro de una meta ambiciosa tiene un impacto tremendamente positivo sobre nuestros niveles de felicidad, lo que aumenta notablemente nuestra autoestima. Si te ves mejor, lo trasmitirás en tu entorno y ellos también notarás como resplandeces. Piensa que la confianza en uno mismo no consiste solo en lucir un buen cuerpo sino también una bonita sonrisa.

‘Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo’ Albert Einstein

#3. Empezar a Correr Cambiará tu Vida

– Sociabilizar y Compartir una Afición

Empezar a correr significa también formar parte de una comunidad de personas que comparten la misma meta y afición que tú. Ese sentimiento de ‘pertenencia’ es vital para que los corredores se apoyen entre ellos, se aconsejen mutuamente y se respeten.

El sentimiento de camaradería y de identificación con otros corredores puede crear lazos de confianza y relaciones de amistad muy fuertes. Es más, compartir tus avances en una App deportiva con otros corredores puede resultar más estimulante. Según un Informe del Instituto de Tecnología de Massachusetts, el intercambio de datos deportivos en medios sociales puede ser contagioso y motivador para otros usuarios.

– Dormir y Descansar Mejor

Según un estudio de la National Sleep Foundation, las personas duermen mucho mejor y se sienten más alerta durante el día si realizan al menos 150 minutos de ejercicio moderado a la semana. El estudio fue realizado a más de 2.500 personas de entre 18 y 85 años y reveló que su sueño mejoró cualitativamente hasta en un 65%.

Esto se debe a que dormir es un acto reparador durante el cual nuestro organismo se regenera y estabiliza. Si un corredor no duerme bien, esa regeneración no se lleva a cabo en su totalidad. Por eso es tan importante descansar al menos un mínimo de 8 horas al día.

– Mejorar tu Vida Sexual y Prevenir la Disfunción Eréctil

Mantenerse activo diariamente es el mejor afrodisíaco del mundo, según los propios/as corredores/as.  Al sentirnos mejor con nosotros mismos y tener la autoestima por las nubes nos sentimos deseables. Esto provoca que el deseo sexual también aumente. Como ya te he comentado anteriormente, la autoestima y la confianza es algo que se transpira por los poros y los demás lo notan.

En el caso de los hombres, según un estudio publicado en el Med Sci Sport, correr puede causar un aumento a corto plazo de los niveles de testosterona. Por otro lado, según otro estudio del NCBI, correr también mejora el rendimiento sexual y previene la disfunción eréctil. Esto último ocurre gracias a su efecto vasodilatador.

– Entrenar en Cualquier Parte, a Cualquier Hora

No te valdrá la excusa de que tienes el gimnasio lejos y que no te da tiempo a entrenar. Puedes correr en cualquier entorno, cerca de casa, al salir del trabajo, si trabajas fuera, si viajas… Correr es una opción disponible siempre y cuando estés acostumbrado al terreno (asfalto, arena, adoquines, etc.) y las condiciones meteorológicas sean favorables.

Ocurre exactamente lo mismo pasa con la hora. No importa si es de día, de noche, por la mañana, a medio día o por la tarde. El horario lo pones tú. Estas son algunas de las ventajas del running, no vas a depender de un espacio físico, ni de un horario laborable para poderlo practicar.

– Ahorrar Más Dinero Respecto a Otros Deportes

Se suele decir que el running es un deporte barato, y es cierto. Tiene mucho que ver con lo que te comentaba antes, ya que no dependes de una ubicación concreta para entrenar. Por lo que no tendrás que pagar una cuota mensual en ningún centro deportivo. Hay todo un negocio montando entorno al running, pero no hace falta gastar demasiado dinero para empezar.

Según una Encuesta de Hábitos Deportivos en España en 2015, realizada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, un corredor principiante solo necesita una media de unos 105€ para conseguir un equipo básico de buena calidad. Realmente, solo necesitarás ropa técnica transpirable y unas buenas zapatillas adaptadas a tu pisada. Con el tiempo puedes ir adquiriendo otros ítems, como un pulsómetro para registrar tus progresos.

– No te vas a Lesionar, Desecha ese Mito

Según algunas conclusiones del ‘Estudio Epidemológico de las Lesiones en el Deporte de Ocio’ realizado por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), para prevenir y reducir las lesiones el secreto está en entrenar con moderación. Esto se traduce en correr de 3 a 5 sesiones semanales de una hora máximo. Por otro lado, tras los períodos de inactividad es importante volver a entrenar suavemente y de forma progresiva.

Ya te lo contábamos en el punto uno, desecha los mitos de las lesiones aseguradas. La probabilidad de lesionarte es muy baja si corres de forma sensata. Recuerda no forzar a tu cuerpo, correr con una buena postura, seguir un plan de entrenamiento acorde a tus posibilidades y utilizar el calzado adecuado. Correr mejorará tu salud en todos los aspectos, por lo que las visitas al médico se reducirán.

– Puedes Comer más Carbohidratos

Como sabes, la alimentación juega un papel fundamental en la vida del corredor, es su principal combustible. Si habitualmente no incluías los carbohidratos en tu dieta por miedo a coger peso, ahora van a ser imprescindibles en tu día a día. Según las investigaciones de la Dra. Alison Osowski, los carbohidratos son el nutriente más importante cuando hablamos de ejercicios de resistencia.

Cuando digieres los hidratos de carbono estos te proporcionan glucosa, la fuente de energía principal para las células. Eso sí, ten en cuenta que hay hidratos de absorción lenta y rápida. A nosotros nos interesan los primeros, que están presentes en alimentos como el pan, la pasta, el arroz, la patata, las legumbres o los cereales.

– Pasar más Tiempo con Alguien Importante para Ti

Si no te gusta salir a correr solo puedes intentar compartir el reto de empezar a correr con alguien cercano a ti. Me refiero a esa persona con la que te gustaría pasar más tiempo y que, por circunstancias, no puedes ver tan a menudo como te gustaría. Recientemente, un estudio de la Universidad de California, ha revelado que pasar más tiempo con nuestro padres podría alargar sus vidas.

Y no solo con tus padres, puedes pasar más tiempo con tu pareja, tu hijo/a, un amigo/a, un compañero/a de trabajo o un grupo de amigos. Incluso puedes aprovechar para salir a correr con tu mascota y que se ponga en forma contigo. Eso sí, trata de ser responsable y tomar las medidas de seguridad pertinentes si vas a correr con niños o animales.

– Disfrutar del Entorno y de los Espacios Verdes

Correr al aire libre es una de las mayores válvulas de escape para nuestra mente. Si además puedes correr estando en contacto con la naturaleza, será imposible no dejar de lado el estrés y las preocupaciones. Según un estudio publicado por el NCBI, darse un ‘baño de bosque’ y sumergirse en plena naturaleza reduce la presión arterial y el nivel de cortisol (una hormona que se libera como respuesta al estrés).

Los olores, los sonidos y la calma de un paraje natural, son la mejor terapia de relajación que existe. La calidad del aire puro de un lugar repleto de vegetación siempre será mejor para que tu organismo se oxigene más y evites la aparición de fatiga. Es más recomendable que entrenar en un lugar cerrado o en un entorno con un ambiente contaminado.

– Contribuir a una Buena Causa

El running se ha convertido en todo un fenómeno mundial. Según el periódico El País, en España se celebran cerca de 4.000 carreras al año, ¡más de 10 al día! Los datos son impactantes, de hecho, revela que en la San Silvestre de Madrid hace 15 años corrían 5.000 personas y el pasado año fueron 40.000 los corredores.

Muchas de esas miles de carreras que se celebran anualmente, son organizadas expresamente con un fin benéfico o se dona parte de la recaudación para fines solidarios. Sea como sea, correr se puede convertir en una importante vía de recaudación de fondos. Por lo podemos ayudarnos a nosotros mismos y, a la vez, contribuir a una buena causa.

‘El secreto para seguir adelante es empezar’ Mark Twain

¡El Momento es Ahora, Empieza a Correr!

¿Si no es ahora, entones cuándo? Si necesitas llenar ese vacío que hay en tu interior y mejorar todos los aspectos de tu vida, necesitas empezar a correr. El running no solo es un deporte, aunque te suene a tópico, es mucho más que eso. Correr te aportará todos los beneficios y cambios físicos y mentales que hemos visto, pero también te sentirás una persona distinta.

¿Por qué? Pues porque convertirte en corredor significa adoptar una nueva forma de vida y ser capaz de dejar atrás los malos hábitos y la negatividad. Podrás centrarte en ti, en tus metas y en tus logros. Ya lo sabes.. ¡cambiar tu vida está en tu mano, o más bien en tus pies, así que… corre!

Date de alta y durante las próximas semanas te enviaré las rutinas de trabajo de nuestro Plan de Entrenamiento con las que te convertirás en un auténtico corredor.