¿Sabes Cuál es el Mejor Momento del Día para Correr?

Es posible que cuando hayas realizado tus salidas para correr algunos días te hayas sentido muy ligero y otras veces puedes haber experimentado una sensación de pesadez en el cuerpo que no te haya permitido sacar tu máximo rendimiento. Si te has preguntado a qué ha sido debido, es posible que te hayas planteado si el momento del día en el que has salido a correr ha podido influir en este hecho.

Por eso, hoy te voy a contar cuáles son las ventajas e inconvenientes de salir a correr a distintas horas del día para que puedas adaptar tus entrenamientos a lo que mejor te convenga conforme a tus objetivos. Si te interesa saberlo, no te pierdas este artículo.

Correr por la mañana o por la tarde…esa es la cuestión

No se puede afirmar que haya una hora mejor ni peor, ya que cada zona horaria tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por tanto, y partiendo de la base que vas a tener que adaptar tus entrenamientos al tipo de vida que lleves y a las obligaciones que tengas que cumplir, va a haber más de un factor que va a intervenir en tu decisión para decidir o descubrir cuál va a ser la mejor hora para ti para salir a correr. Por eso, vas a tener que analizar las circunstancias en las que te encuentras, así como el objetivo que quieras conseguir para que puedas determinar lo que más te conviene.

Ten en cuenta además, que la estación del año en la que te encuentres y el horario de comida que lleves también va a influir, ya que, por ejemplo, no es lo mismo hacer deporte a las cinco de la tarde en invierno que en pleno verano, como tampoco es recomendable entrenar justo después de comer , ya que lo ideal sería esperar al menos media hora si la comida ha sido muy ligera o dos horas si la comida ha sido algo más fuerte, por lo que la hora más recomendable para que salgas a correr también va a depender de cuándo hayas hecho la última ingesta.

Teniendo estas cuestiones en cuenta, vamos a ver las ventajas y desventajas de correr por la mañana, al medio día o por la tarde para que puedan ayudarte en tu decisión.

Correr por la mañana

Si eres de los que salir a correr por la mañana supone la única opción para ti porque tus obligaciones no te permiten salir a otra hora, te conviene conocer sus ventajas y sus inconvenientes:

Ventajas de correr por la mañana

  • Es una muy buena forma de empezar el día.
  • Tienes menos riesgo de tener que anular tu sesión de entrenamiento por un imprevisto o una reunión de última hora.
  • Conseguirás acelerar tu metabolismo desde primera hora de la mañana dado que a estas horas hay una mayor cantidad de oxígeno que hará que tu cuerpo necesite quemar más calorías.
  • Te resultará muy favorable correr a esta hora del día sobre todo en verano, ya que hace menos calor que con el calor del mediodía o de la tarde.

Desventajas de correr por la mañana

  • Salir a correr a primera hora del día te puede resultar más costoso que en cualquier otro momento del día, ya que nada más levantarte tus articulaciones pueden estar aún bastante rígidas y tus músculos algo tensos e inflexibles. Lo recomendable si este es tu caso, es que realices un pequeño calentamiento dinámico antes de salir a correr, para que tus músculos no muestren tanta resistencia y no tengas tanto riesgo de lesionarte.
  • Tu cuerpo pierde mucha agua mientras duermes, por lo que debes intentar compensar esa pérdida de líquido antes de entrenar para que no te deshidrates mientras corres.
  • No es recomendable realizar entrenamientos de alta intensidad por la mañana, ya que a estas horas tu cuerpo no está preparado para resistir esa intensidad y convertirla en rendimiento, y puedes aumentar el riesgo de lesiones. Esto puede ocurrirte también después de una siesta larga.

Correr al mediodía

Ventajas

  • La principal ventaja que tiene correr a medio día es que puede ser la forma de aprovechar el momento libre entre la mañana y la tarde, ya que en muchos trabajos, existe la posibilidad de tener una franja horaria para comer y puedes aprovecharla para realizar un entrenamiento.
  • Puede ayudarte a despejarte de las obligaciones que has tenido por la mañana para afrontar las de la tarde con otra perspectiva.
  • Puede ser el mejor momento del día para realizar una sesión de running de alta intensidad, dado que tu potencial de rendimiento es muy elevado y tu cuerpo aún no está demasiado cansado. Las reservas de energía suelen estar más llenas en comparación con la mañana, y el esfuerzo físico resulta menos intenso, por lo que a mediodía tu cuerpo puede aguantar especialmente bien las sesiones de velocidad.

Desventajas

  • Si corres después de haber comido tu cuerpo estará concentrado en la digestión y te puede resultar más agotador que si lo hicieras a otra hora del día.
  • Si comes un ligero tentempié, debes esperar una media hora antes de salir a correr, y si comes mucho, deberías esperar al menos una hora y media antes de salir a correr, por lo que es posible que no tengas tanto tiempo como desearías.
  • Si no puedes hacer ejercicio después de comer, puedes entrenar antes de haber comido, pero en ese caso es posible que tu cuerpo no tenga las reservas de energía suficientes y no aguantarás demasiado.
  • No es el horario más adecuado para realizar entrenamientos largos, dado que si tienes el tiempo justo, puedes llegar tarde para cumplir con tus actividades de la tarde, y si sales antes de comer o después de haber comido un pequeño refrigerio, tu cuerpo no podrá resistir tanto tiempo como si corrieras a otra hora, como por ejemplo, por la tarde.
  • Puede resultar imposible salir a correr a esta hora en determinadas épocas del año, como es el caso del verano.

Correr por la tarde

Ventajas

  • Puede ser el momento del día en el que obtengas un mayor rendimiento, dado que tu temperatura corporal se encuentra en su punto más alto en torno a las 18 horas de la tarde y por tanto, tus articulaciones y músculos recibirán un mayor aporte sanguíneo, disminuyendo además el riesgo de lesionarte.
  • Correr en este momento del día es una buena opción para relajarse, dado que te puede ayudar a recuperar la tranquilidad después de un día ajetreado
  • Si no sales a correr demasiado tarde, puede ayudarte a conciliar el sueño por la noche.
  • A partir de las 18 horas, puede ser el mejor momento para entrenar si lo que quieres es aumentar la resistencia anaeróbica, y para ello puedes hacer entrenamientos de corta duración a intensidad muy elevada, ejercicios de flexibilidad, de velocidad, de fuerza y de potencia, debido precisamente a ese aumento de la temperatura del que hablábamos antes.

Desventajas

  • Si realizas un entrenamiento de alta intensidad por la tarde, puedes correr el riesgo de activar demasiado tu sistema simpático, que es el que se pone en marcha cuando realizas ejercicio, y que tu cuerpo se llene tanto de energía que te cueste conciliar el sueño por la noche apareciendo el problema del insomnio.
  • En días muy calurosos, sobre todo durante la estación del verano, puede ser aún temprano para salir a correr.
  • Durante el invierno oscurece más temprano por lo que si sales y ya no hay luz, puedes tener más riesgo de lesionarte o de tener un percance sobre todo si atraviesas zonas poco iluminadas. En este caso, evita ir por lugares poco transitados y lleva ropa reflectante para que te vean los coches en la oscuridad si tienes que cruzar en algún momento el asfalto.

Sea cual sea la hora que elijas, lo importante es seguir adelante

Como has podido ver, todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, aparte de necesitar adaptación dependiendo de tu ritmo de vida o de la estación en la que te encuentres. Si entrenas por la mañana tendrás que acostarte antes, pero probablemente te hará ser más constante y regular además de sentirte más activo por la tarde. Si entrenas por la tarde, tu cuerpo tendrá más energía y disminuirás el riesgo de lesionarte. Pero sea la hora que sea, procura fijarte un horario que te permita atender el resto de tus obligaciones para que tengas menos excusas para saltártelo. Lo importante al fin y al cabo es ser constante y seguir corriendo.