Uñas Negras en Corredores: Causas, Tratamiento y Prevención

Las uñas oscurecidas en los dedos de los pies suele ser un problema habitual entre corredores, sobre todo en aquellos que entrenan de forma muy constante o que recorren largas distancias.

Para algunos aficionados al running puede llegar a ser en un verdadero quebradero de cabeza. Además de ser algo antiestético, puede convertirse en una lesión muy dolorosa si no se trata debidamente.

En este artículo te lo vamos a contar todo sobre esta pequeña lesión. Conoceremos porqué se produce, cómo tratarla y qué hacer para prevenir su aparición. 

Causas de las Uñas Negras en Corredores

Para muchos puede ser considerada como una auténtica ‘seña de identidad’ para reconocer a un verdadero corredor. Sin embargo, una uña negra es una lesión, aunque sea leve, y debe tratarse. Veamos en qué consiste para no confundirla con otras patologías habituales como la onicocriptosis (uña encarnada) o la onicomicosis (hongos en las uñas).

¿Qué es exactamente? Se trata de un hematoma subungueal producido por un traumatismo de repetición. Esto quiere decir que, cuando corremos estamos realizando pequeños golpes en nuestro dedo que van produciendo pequeños microtraumatismos. Esto ocasiona la consecuente rotura de pequeños vasos sanguíneos bajo la uña y el hematoma resultante.

De igual modo que cuando sufrimos un fuerte golpe en un dedo la uña nos duele y se oscurece, cientos de pequeños golpes acaban produciendo el mismo resultado. La uña adopta ese color oscuro, que no es otra cosa que una acumulación de sangre justo debajo.

Las causas para que se produzca esta lesión pueden ser diversas, pero suelen estar relacionadas sobre todo con las zapatillas. Un calzado demasiado estrecho o demasiado ancho o una puntera ceñida pueden favorecer la aparición de uñas negras. Así mismo, el uso de calcetines inapropiados o correr largas distancias cuesta abajo pueden ser otras causas habituales.

Tratamiento de las Uñas Negras en Corredores

Hay muchas personas que te recomendarán que no hagas nada y que dejes que se te cure sola. Es cierto que, en muchas ocasiones, dejas pasar el tiempo y un día te das cuenta de que la uña negra ha desaparecido y debajo hay una nueva uña en perfecto estado. Sin embargo, debes saber los riesgos que eso conlleva.

Depende mucho de la persona y de la gravedad del hematoma, pero si no tratas la lesión puedes llegar a sufrir mucho dolor. En otros casos, puede llegar a infectarse o puedes perder la uña antes de tiempo, incluso a mitad de una carrera. Además, es un proceso que puede durar meses o hasta incluso un año, puesto que las uñas de los pies tardan bastante en crecer.

Entonces, ¿cómo podemos tratar una uña negra cuando aparece? Puedes hacer varias cosas, pero lo esencial es que la trates cuanto antes. Nunca dejes pasar más de 72 horas desde que se produzca el hematoma. Si ves que la sangre se ha acumulado alrededor de la uña puedes intentar sacarla tú mismo. Utiliza una aguja hipodérmica y realiza un pequeño orificio para extraer la sangre acumulada.

Si el hematoma se encuentra debajo de la uña, el método a seguir es el mismo, sólo que realizando el orificio a través de la uña. Esto ya es más complicado y, probablemente, mucho más doloroso. En este caso, lo mejor es que acudas directamente al podólogo. Él sabrá cómo extraer la sangre de forma rápida e indolora. El alivio será instantáneo y pronto recuperarás tu uña y su color habitual.

Prevención de las Uñas Negras en Corredores

Si eres corredor habitual, es posible que pueda resultar inevitable sufrir alguna vez esta pequeña lesión. Aun así, existen una serie de precauciones que podemos tomar para evitar que se produzcan las uñas negras.

#1. Usa la Talla Correcta de Calzado

Un calzado demasiado apretado o demasiado holgado suele ser una de las causas de esta lesión y de otras más graves. Evita por tanto comprar zapatillas con la punta demasiado angosta que provoquen que tus dedos estén demasiado oprimidos o montados. Ten en cuenta también que en verano el pie se ensancha debido al calor y la zapatilla que ahora te puede venir muy justa entonces te apretará aún más.

#2. Lleva las Uñas Cortadas Correctamente

Es esencial que mantengas un cuidado óptimo de tus pies y de tus uñas. Córtalas siempre a ras del dedo para que no choquen con la zapatilla. No apures demasiado tampoco, recuerda que cortar demasiado las uñas puede provocar otra lesión muy dolorosa como es la uña encarnada. Si tienes los dedos de los pies ‘en garra’ siempre serás más propenso a padecer este tipo de lesión, así que extrema las precauciones.

#3. Usa Calcetines Técnicos

Lleva siempre calcetines técnicos que mantengan tu pie libre de humedad y rozaduras. Piensa que si usas unos calcetines de algodón que acumulen el sudor en tus pies conseguirás que la piel se reblandezca y sea mucho más vulnerable. Si tienes tendencia a una excesiva sudoración puedes usar polvos o cremas para reducir el efecto.

#4. Vigila como Atas los Cordones

Existen diversas formas de colocar y atar los cordones de una zapatilla según nuestras preferencias. Para prevenir las uñas negras, lo mejor es que introduzcas una punta del cordón por el orificio más cercano al dedo pulgar. Ahora crúzalo por toda la lengüeta y sácalo por el orificio final del lado contrario. El resto del cordón lo vas pasando de lado a lado por el resto de orificios para finalmente hacer la lazada, pero sin oprimir demasiado.

#5. No Estrenes Calzado un Día de Carrera

Nunca y repetimos NUNCA, se te ocurra estrenar unas zapatillas nuevas el día que vas participar en una carrera. Ni tampoco lo hagas cuando vayas a realizar un entrenamiento de larga distancia o de alta intensidad. Por muy cómodo que te sientas con unas zapatillas, necesitan que le des un rodaje y que tu pie se adapte a ellas antes de un gran desafío.

#6. Corre Cuesta Arriba

Como te hemos comentado antes, correr cuesta abajo intensamente o largas distancias puede ser una causa que produzca las uñas negras en corredores. Si eres propenso a sufrir esta lesión, lo mejor es que elijas terrenos planos o ligeramente inclinados hacia arriba en lugar de cuestas hacia abajo.

#7. Evita Usar Esmaltes de Colores

Por último, ya seas hombre o mujer, evita el uso de esmaltes en las uñas de tus pies, sobre todo si tus uñas son de por sí débiles y quebradizas. La pintura podría contribuir a que tus uñas se resequen y se vuelvan más frágiles de lo normal. Cuanto más fuertes y sanas estén tus uñas, menor probabilidad tendrás de sufrir una lesión en ellas.